martes, 28 de agosto de 2007

seguimiento...

Perrín, evolución de su estado de ánimo (2)

A un mes de nacido Perrín se encontraba en estado de desnutrición porque su jauría no lo dejaba amamantarse. Lejos de ellos y con una dieta especial recuperó peso.


Perrín se convirtió en un perro fuerte y ágil. Regalón y agradecido.


A pesar de que ahora se encuentra bien pareciera que aún le falta algo. Su obsesión por el ruido de los alcantarillados y esos ojos que permanecen con un mirar desquiciado, que mezclan melancolía desconfanza y temor, son signo de esto.



Perrín pasa gran parte del día solo. Por eso, cuando hay alguien en casa es muy difícil que esté sin buscarla. Se pasea por todos lados hasta que elige un lugar y se queda para contemplar qué es lo que hacen .
Aunque no tiene amigos imaginarios, hay cosas que lo entretienen, le gusta jugar, perseguir palomas, "copuchentiar" horas hacia la calle y cada vez que puede se escapa para ir donde sus vecinos. Cuando regresa, ladra fuerte y espera a que le abran el portón.





Perrín es un gran compañero.



2 comentarios:

LABARCA+BRAVO dijo...

Natalia, no se me hace nada fácil criticar tu seguimiento, primero que todo porque ofreces nada menos que 15 fotografías, cuando pedí un máximo de 10.
En segundo lugar, considero que el título predispone a algo que al final no sucede, no lograste, que es el "estado de ánimo" de Perrín, más aún la "evolución" del mismo.
Abres con un muy, pero muy buen retrato de Perrín. De no ser tan buena la foto, la segunda imagen, con flash y fuera de foco, pasaría inadvertida, sin embargo termina quedando sepultada ante tamaño contraste. Ahora, no he olvidado que no son "buenas o malas fotos" lo que evaluaré, sino la historia, la capacidad para escoger a un personaje y seguirlo y contarnos de sus rasgos, profesiones, características, etc. hasta armar con ellas una narración. Aquí el "pero" en tu trabajo. ¿Cuál es tu relato?

LABARCA+BRAVO dijo...

La mayoría de las fotos sólo nos muestran a un perro que, como otros, camina, come y pide cariño. Aquí la primera pregunta que debiste hacerte era qué tan pertinente es el personaje por ti escogido. ¿Es un personaje interesante, multifasético, versatil, etc., como para que genere diversas situaciones o imágenes?
Perrín, al parecer, no. Sugiero, para visualizar mejor las opciones que nos quedan, eliminar la redundancia. Por ejemplo, saca las fotos: 2, 8, 9, 10, 11, 13 y 15.
Luego, prueba situándote (o situando la cámara) al mismo nivel que Perrín. No es tu can el objeto de un estudio zoológico, no debes mirarlo como animal de laboratorio, desde arriba y a través de una lupa o microscopio. Debes ponerte en su lugar para contar su historia desde su altura (como lo haces en la foto donde Perrín mira por debajo del portón). La idea es que para acceder a su mundo sólo tenemos una opción, ser un perro más.
Por último, no reencuadres las imágenes en Photoshop u otro programa de edición, quedan mal, demasiado "delgadas". Queremos ver todo lo que decidiste dejar dentro del cuadro.